El trabajo en equipo es la clave

Dr. Volker Eisenmann forma parte del área de negocio de Productos Fitosanitarios y es responsable del registro de productos en América Latina. Para asegurar implantaciones sin obstáculos en el mercado extranjero, todos los empleados a nivel internacional deben unir sus fuerzas. El trabajo en equipo es esencial aquí.

“Con frecuencia están involucrados nuestros colegas de Desarrollo Comercial, que cuentan con experiencia científica y exponen los resultados de los estudios.”

“Con frecuencia están involucrados nuestros colegas de Desarrollo Comercial, que cuentan con experiencia científica y exponen los resultados de los estudios.”

Dr. Volker Eisenmann

Antes de que un nuevo producto fitosanitario salga al mercado, son necesarios una serie de preparativos. Es entonces cuando el Dr. Volker Eisenmann y su equipo entran en escena: “Hemos creado grupos de proyecto que se reúnen periódicamente para supervisar estudios, pruebas de campo y avances periciales”, explica el jefe del departamento de asuntos regulatorios de Latinoamérica. Para él esto es un aspecto habitual y vital de su trabajo. Actúa como coordinador en varios proyectos de desarrollo. “Todo el mundo hace su aportación y la jerarquía pasa a un segundo plano”, enfatiza Volker.

Un grupo se compone generalmente de cuatro a seis colegas. “Nos reunimos a varios y diferentes niveles de grupo”, dice Volker. “Con frecuencia involucramos a nuestros colegas de Desarrollo Comercial que cuentan con experiencia científica y exponen los resultados de los estudios. Además, los empleados del departamento comercial suelen asistir también. Ellos se centran en los aspectos de compra y venta”.

Para Volker es particularmente emocionante cuando es necesario el trabajo en equipo a escala intercontinental. Por ejemplo, está en estrecho contacto diario con las oficinas de HELM en América Latina. “Hay por lo menos un contacto responsable del registro de productos en cada sucursal.” Generalmente se comunican por correo electrónico o por teléfono, y a veces por videoconferencia. Las visitas personales también forman parte del programa y tienden a reforzar el sentido de pertenencia a una sola unidad. “Todos nosotros unimos nuestras fuerzas”, dice Volker, encantado con el espíritu de equipo dominante.

“Todo el mundo hace su aportación.”